top of page
  • Foto del escritorCerete

BALANCE 2023 Y PRONÓSTICO 2024



El sábado 16 de diciembre de 2023 nos reunimos los integrantes del Teatro Vargastejada en la maloca de Fu[1], para saldar cuentas alrededor del exquisito ‘Habana Club’ obsequiado por los amigos cubanos del TUH. La Tercera Temporada de Teatro Cercano, luego del estreno de la “Casa del Molino” durante el primer semestre del año, había comenzado desde julio con los ensayos de la Vargas Fu. Abrimos las puertas a los espectadores el 1 de septiembre y concluimos el 2 de diciembre con un emotivo concierto de nuestro músico de cabecera.


Serían tres meses de presentaciones, con trece funciones de cinco obras de la Vargas Fu, casi todo nuestro repertorio, y tres más de invitados especiales: los cubanos del Teatro Universitario de la Habana, el teatro TICH de Manizales y el teatro la Zenaida de Bogotá. "Recua Chica", "Casa del Molino", "Curandero", "Cortejos de Bruja", "Yuma", "Yarini", "El zorro y el cazador" y "Gamín", fueron los títulos en la cartelera de ese teatro cercano, diverso, significativo, divertido. Hubo además tres conversatorios, una exposición de ficstorietas, un concierto y la lectura dramática de "Amorío, comedia postrera de Bolívar", la obra de Alberto López de Mesa que queremos a montar el próximo año.


No fueron docenas de funciones, ni miles de espectadores, no corrió a rodos el 'cash', no rompimos ningún record. Mantuvimos vivo un espacio de creación y diálogo al que asistieron nuestros frecuentes espectadores, los que han modulado la ficstoria con su mirada crítica, y algunos nuevos, expectantes e interesados en lo que llamamos Teatro cercano y ficstórico. Restauramos así, noche a noche, el derecho a la imaginación creativa, a la memoria, a la historia, a un futuro que no niega lo que hemos sido, al encuentro directo y hondo, al diálogo abierto, libre y con horizontes, a la diversión crítica, autónoma, a la alegría de estar vivos y saberlo.



En esta Tercera Cercana que pasó, vimos la ‘Recua’ y su alegría de arrieros en la montaña, aparejada con la memoria del joven Caldas y su tozudez científica; el ‘Molino’ de los Caldas, de los negros y los indios, resolviendo cargas ancestrales, herencias culposas de las razas, inaugurando el porvenir que todavía vivimos; el ‘Curandero’ de Villa y Tirado, burlándose de la muerte con su fantasma, sus plantas y su memoria zumbadora; los 'Cortejos' de la bruja Paula y su acción autónoma, femenina, arriesgada y dulce, con la magia teatral y su amante renacido; el largo viaje de 'Yuma' por la nación de la desconfianza y la posibilidad entrañable y esquiva de la reconciliación; la arrogancia de 'Yarini', virilidad de chulo enamorado, belleza y bravura en medio de una corte de magias caribeñas; el cazador cazado por un divertido 'Zorro', comelón, valiente y temeroso a la vez, atrevido teatro cómico, kiôgen colombiano, lleno de técnica y colores; el juego duro de 'Gamín', lleno de sensibilidad e imaginación, de recursos actorales y escénicos para mirar con humor crítico la calle bogotana. En el cierre estuvimos en 'La Guerra de los mil', exposición de ficstorietas gráficas sobre la historia memorada del último pillaje del XIX, primero del XX, y sus reverberaciones presentes; finalmente, luego de la monumental frijolada de clausura, degustamos el ‘Concierto’ de música entre carranga y urbana, dibujado con pericia y paciencia para dar cuenta en las letras y los acordes de la guitarra, de lo que hemos venido viendo, viviendo, queriendo, en el presente divertido y ácido, amable y corrosivo, del querido cantautor.


El 17 de diciembre, memoramos, mirando adelante, la muerte del héroe de nuestra próxima creación ficstórica. En ella, desde las brumas de la disolución de 1830, Simón Bolívar achispa por última vez en vida desde el puerto de Honda, en viaje hacia la críptica y bella Santa Marta. Su memoria se abrió como fruto caído del árbol del conocimiento, para los que quisieran probarla. Ciento noventa y cuatro años después, recogeremos esa fruta, con todas sus esencias nutritivas y el regusto amargo y dulce de su néctar, para poner a prueba la catadura del héroe y la vitalidad de su presencia entre nosotros, agobiados y dolientes de una guerra que no acaba y una patria que aún no llega para todos.


Un bello texto de Alberto López de Mesa es el punto de partida del montaje del Teatro Vargastejada Casa de Fu, en el que actuarán Fernando Pautt, Beatriz Espinoza, Jonatan Camero y Alejandro Yabrudy, respaldados por Luz Stella Rodríguez, Michels Manchego, Esperanza Rodríguez, Camilo Ramírez y los amigos todos de la Vargas Fu. El humor y la historia se encuentran en una comedia que repone el tema de la humanidad del héroe; el amor y la muerte, fenómenos carnales y cordiales como el suspiro del río grande de la Magdalena, que nos insufla su recuerdo, su presencia ineludible, en cuyas orillas transcurre la trama.







Catando el ron cubano, chachando el hayo, comiendo los frijoles, desde la maloca de Fu, agradecemos la posibilidad de la ficstoria que vamos construyendo con los espectadores amigos, recordamos la Tercera Temporada Cercana y auguramos para el 2024, vida, cambio, planeta y teatro.


Teatro Vargastejada Casa de Fu, 18 de diciembre de 2023


[1] Ese mismo día iniciamos también los diálogos en el futuro Centro de Estudios Ficstóricos “CEFI”, que esperamos inaugurar este 2024, con la exposición que hizo Jonatan Camero del libro que va a publicar próximamente con la Universidad Juan N. Corpas, donde trabaja como docente investigador. La relación entre las artes y la neurociencia es su tema y desde ya celebramos y quedamos en espera de la publicación.



111 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page